Si bien son una figura de referencia muy importante para la vida y la crianza de los niños, hay determinados comportamientos y actitudes en los que no es conveniente que caigan:

 

1. DESAUTORIZAR A LOS PADRES

Algunos llegan a ser muy permisivos y suelen cometer el error de desautorizar a los padres, con la intención de ganarse el afecto de los nietos. Esto se puede manifestar de muchas formas. Quizá suceda que, estando delante los progenitores, permitan a los niños, por ejemplo, que jueguen con la consola o el ordenador por la noche, pese a que sea algo que tienen expresamente prohibido.

Si al final les dejan, los padres perderán autoridad. Será el abuelo quien tenga la última palabra, cuando en realidad tendría que ser al revés.

Muy posiblemente, el menor se confundirá y comenzará a desobedecer a sus progenitores, ya que alguien con una ‘autoridad superior’ le está otorgando el permiso que los otros le quitaron.

También puede darse el caso contrario; es decir, que los abuelos consideren que, en determinados aspectos, los padres están relajando mucho sus criterios de lo tolerable y que lo apropiado sería imponer límites con más firmeza. También en este caso surgirán conflictos.

 

2. CRITICAR EL ESTILO DE CRIANZA

Todo padre tiene derecho a criar a sus hijos como considere oportuno, siempre que se respeten los derechos fundamentales del niño, claro, y nadie más tiene por qué entrometerse en ese proceso. Cuando algún familiar comete el error de cruzar esta frontera, suele haber problemas.

Solo los padres deben tomar las decisiones importantes; por ejemplo, si le dan pecho al bebé o solo el biberón. Los papás deben elegir el método que consideran mejor para ellos y su hijo. Criticarlos o juzgarlos puede crear una brecha irreparable entre vosotros”, comenta el doctor en psicología Álvaro Bilbao.

 

3. SUGERIR NOMBRES PARA EL BEBÉ

Elegir el nombre del bebé es una experiencia muy personal, por lo que no resulta apropiado que muestren sus preferencias o, peor aún, que traten de imponerlas. Seguramente, los progenitores ya hayan hablado entre ellos sobre los posibles nombres para el niño o la niña; por ese motivo, el resto de la familia tiene que ser cautelosa al expresar sus criterios al respecto.

 

4. OBLIGARLOS A TENER SUS MISMAS CREENCIAS

No procede que los abuelos obliguen a sus nietos a tener sus mismos credos y convicciones. Más bien, lo ideal es que los padres guíen a sus hijos hacia una vida de libertad espiritual. A medida que crecen y se hacen adolescentes, necesitan tener la posibilidad de escoger sus creencias religiosas y tendencias políticas. De esa manera, lograrán desarrollar su capacidad de pensamiento crítico y analítico.

 

5. HABLAR MAL DE LOS PADRES

Otra de las cosas que los abuelos nunca deberían hacer es hablar mal de los padres de sus nietos, ya sea sobre su propio hijo o la pareja de este. No hay que olvidar que para un niño son las personas más importantes, a quienes quieren y admiran, y los ven como un ejemplo a seguir. A los menores les duele cuando alguien habla mal de ellos.

 

6. ROMPER LAS REGLAS DE ALIMENTACIÓN

Es a los progenitores a quienes compete marcar las directrices de la alimentación de los niños. “Si los padres te dicen que no le des leche de vaca, que no le hagas todos los días patatas fritas, o que no les compres demasiadas golosinas, respeta sus pautas. Tienen sus razones para querer hacerlo así”, asegura Bilbao.

 

7. HACER GRANDES REGALOS SIN CONSULTAR ANTES

Con la intención de cultivar en los niños el auténtico valor de las cosas y la importancia de la humildad, muchos padres deciden no comprarles juguetes costosos ni satisfacer todos sus caprichos.

Por eso, las personas mayores no tienen que hacer grandes regalos a sus nietos sin consultar antes, y eso incluye móviles, tablets, un mini coche deportivo u otro artículo caro y a menudo innecesario. Si quieren deslumbrarlos con el obsequio de sus sueños, primero tienen que preguntar a papá y mamá.

 

8. CRITICAR A LOS DEMÁS

También conviene evitar hablar mal de otras personas, especialmente acerca de los amigos de sus nietos u otros niños. Algunos intentan hacerles creer que son mejores que sus compañeros de colegio, pero esto no es bueno, ni necesario para fortalecer su autoestima.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

LA TERCERA EDAD BIEN INFORMADA | © 2021 Abuelos.info.  Todos los derechos reservados